¡Woops!

Parece que hubo un error, pero no por mucho. Ayúdanos reportándolo con este botoncito:

Mmmta, ¡les aviso pues!

Batman: Endgame lleno de errores… ¿o pistas?

La bien honesta opinión de Bruno Navarrete
29 Apr, 2015

Endgame sin duda ha probado ser uno de los arcos de historia con mayor suspenso desde que la mancuerna de Scott Snyder y Greg Capullo tomaron las riendas del destino del Caballero de la Noche. Si se lee más de una vez, hay detalles (de continuidad principalmente) que parecieran simples equivocaciones y que, a tan sólo un número del final, han hecho que la historia se sienta algo etérea.

Sin embargo, siendo bien fans del señor Snyder, siento que son errores que no corresponden a alguien del talento del autor de Death of the Family, American Vampire o The Wake (y creador de la Corte de los Búhos), por lo que comencé a hacerme chaquetas mentales sobre lo que realmente está sucediendo en el último arco antes del Bat-bunny.

Importante: Si no has leído Batman #35-#39 y eres igual de especial que nosotros con los SPOILERS, te recomendamos no continúes leyendo.

El primer error que noté, no lo noté jaja. Quien lo notó fue mi cuate King Boo señalando cómo en una de las primeras secuencias “reales” de acción el icónico utility belt de Batman se materializa cual moneda de mago amateur de un cuadro a otro (y sin la menor explicación).

Batman #35 Wonder Woman Endgame

Conveniente el errorcito para poder tumbar a la diosa amazona.

Bueno, no es para tanto; un error (poco característico de Snyder y Capullo) pequeño, aunque con buenas repercusiones en el primer número de este arco en el que Batsy derrota a buena parte de sus cuates de la Liga quienes se han vuelto locos y lo quieren matar. Habiéndoles perdonado este desliz, podemos continuar con la gran historia que, para el final de este número, resulta ser acerca del Joker.

¿Dónde está el Joker? ¿Qué quiere ahora? Bla bla bla, corte al final del #36 en el que Batman y el Joker están separados únicamente por una reja de Arkham y nuestro héroe está paralizado por completo, a merced del Príncipe Payaso del Crimen. Después de un monólogo con tono de “ahora sí ya te atoré”, el Joker saca un arma real (ya había sacado y usado la falsa) y se despide de su némesis inmóvil justo antes del último panel del número que sólo muestra la onomatopeya “BLAM!” en un ominoso color rojo. Mi pensamiento siguiente fue: Alfred o su hija llegaron a Arkham y le dispararon al Joker salvando a Bruce. ¿Tal vez el Joker sí disparó pero no al rostro ni al corazón?

Batman #37 Endgame

O igual y se nos olvida todo para el siguiente número y Bruce está a salvo (aún sin poderse mover) en la Cueva. No creo tenerlo que aclarar pero este no es un pequeño error de continuidad. “Seguro al rato lo explican” pensará quien no ha leído los números del 37 al 39 pero (“spoiler alert”), ¡nanais! A Bruce se le baja la pálida y pues a seguir tras el Joker. What?! ¿Neta Snyder? Greg, ¡por favor dile algo!

Greg Capullo

Chillax man, we got this.

Ok… continuemos pues. Durante los números siguientes, Bruce descubre cosas del Joker que nadie espera, como que ha estado en el inconsciente colectivo de Gotham casi tan escondido como los Búhos y su Corte, presente en cada desastre importante que ha sufrido la ciudad en los últimos siglos. Mientras, en el número #38, vemos al Joker disfrazado de the Edge nadando en algún lugar (quien leyo Death of the Family recuerda que es probable que ya sepa llegar a la Batcave desde hace años); Capullo incluso hace el close-up que pueden ver ustedes arriba (en la imagen principal de este artículo), en la que el Joker está en una pieza. “Momentos después”, vemos esto:

Batman #39 Endgame

Bati-pirañas… bien pensado Bruce.

¿Qué sucedió? Ni idea. El Joker llega a su destino, con Batman en un lugar distante y sin toparse con nadie (que veamos) pero eso sí, con la cara como si alguien le hubiera aplicado la Harvey Dent. Después se enfrenta a Alfred, quien sí le pega un escopetazo (en la espalda) y quien termina perdiendo un brazo.

Poco tiempo después de que los One-Shot leyéramos el #39, Mr. Enygma me preguntó cómo pensaba que iba a terminar Endgame, y mi respuestá fue “no tengo idea”. Además de lo ya mencionado, Bruce continúa teniendo alucinaciones o recuerdos de su último encuentro con el Scarecrow (que se menciona al final de Batman Eternal). Combinando esto con la esotérica portada del #40, me atrevo a adivinar que nada de lo que hemos visto es completamente real para Bruce (y por lo tanto para el lector), y que el último número dejará prácticamente fuera de combate al Caballero Oscuro (al menos mentalmente) durante un buen rato.

endgame5

O los autores simplemente no pusieron la atención suficiente a este súper importante arco. Lea el último número y júzguelo usted mismo.