¡Woops!

Parece que hubo un error, pero no por mucho. Ayúdanos reportándolo con este botoncito:

Mmmta, ¡les aviso pues!

Deadly Class Vol. 1: Regan Youth

Reseña traída a ustedes por Gerardo Zárate
02 Apr, 2015

9

Toma de escenario una preparatoria, la transición a la adolescencia, viajes introspectivos y violencia; mucha violencia. Deadly Class es esa idea prepatoriana del cineasta John Huges (Breakfast club, Ferris Buller’s Day Off) violentada por Rick Remender  y Wes Craig.

La premisa de personas inadaptadas y rebeldes (principalmente en esa etapa de vida en la prepa) centrándose en la vida de Marcus Lopez Arguello, un huérfano con un pasado truculento que vive en las calles rodeado de violencia, hambre y desesperación, hasta que es invitado a unirse a la escuela “Kings Dominion Atelier of the Deadly Arts”; ahora a su vida se le resta el hambre y lo vagabundo.

Una prepa clandestina donde te enseñan a pensar y actuar como asesino., un lugar donde las organizaciones criminales mandan a sus hijos a prepararlos para seguir con el legado ilícito. La escuela alberga toda gama de rebeldes, capas y capas de ellos; los outcast de los outcast. Una pelea de egos, status social e imposición de ideales influenciados por medios de comunicación, figuras parentales y presión social, justo como una prepa normal sólo que aquí te enseñan a matar.

Deadly Class. Wes Craig.

He leído lo suficiente de Remender como para decir que es todo un punkrocker, es el tipo de persona con el que no te quieres buscar problemas pero está envuelto de gran humildad. Mucho de este cómic está influenciado por su vida en la prepa. Se le da mucho manejar varios personajes en sus guiones (ha escrito en muchas ocasiones para los X-men y X-Force, Los Avengers y Secret Avengers). En Deadly Class no es la excepción, pues aunque mantiene la narrativa desde Marcus Arguello, el protagonista, alrededor siempre hay más personajes hablando o interactuando con él. Tiene mucho contenido introspectivo en la psicología de los personajes, reflexiones de la vida e interacciones sociales bastante interesantes y dignas de la edad, ya sea desde la perspectiva de Marcus o en diálogos entre los demás.

Por supuesto el cómic tiene muchos detalles de  drogas, sexo y alcohol además de bastante acción (persecuciones, peleas y discusiones). La idea del cómic está vestida de mucha violencia y se puede notar el porqué en las editoriales de Remender. El concepto de la escuela es bastante interesante, porque son clases “normales” de cualquier prepa adaptadas a psicología asesina. ¿Clase de ética? Mas o menos: te enseñan el honor y que el homicidio no es juego, sino algo que se respeta. ¿Educación física? Entrenar tu cuerpo en condiciones que te permitan sobrevivir a toda clase de peligro y conocimiento de artes marciales. ¿Química? Claro, todo tipo de venenos con sus técnicas de intimidación y simbolismo. Y las que faltan, porque es un cómic que se sigue publicando (pregunta a tu tienda más cercana sobre las compilaciones o números mensuales). Cabe mencionar que también cuenta con los clásicos grupos de ese ambiente: los fresas y populares, los nerds, uno que otro cholo y street gang y por supuesto los outcasts, en en torno a quienes gira la premisa de la historia (por si no lo he dicho lo suficiente LOL).

Lo que propone Remender es una edad violenta de auto conocimiento y las dificultades que experimentamos en esa etapa.

Deadly Class. Wes Craig. Remender.

No tenía conocimiento de Wes Craig hasta esta serie, ¡y vaya que es bueno! El estilo que tiene para dibujar a sus personajes es ligeramente desproporcionado pero de buena forma y bastante sutil. No puedo decir que cada uno de ellos sea muy diferente pero tienen todos su propio estilo. Al ser un cómic con mucha influencia de cultura pop y musical cada personaje carga un estilo: Pop, Rock, Punk, Hip hop y Metal. Se puede notar bastante la diferencia entre sus gustos e incluso se adaptan bien a su propia psique. Si se pudieran desplegar todos los personajes en una fila sería un buen portafolio de moda o diseño de vestuario para alguna producción audiovisual.

No es muy detallista en los escenarios pero eso sí, cumplen bien la sensación de ubicación y dimensión. Su gran técnica, aparte del estilo de la recreación de estilo, es el concepto narrativo-visual que sincroniza muy bien con la idea del guión literario. Es muy esquemático, como un diagrama de flujo.

También parte de su gran técnica es que su arte es muy secuencial, perfecto para los momentos de acción. Muchos paneles con un excelente flujo, adecuados para la tensión y clímax. Fácilmente podría fungir como storyboard de una película de acción de la cual se podría filmar muy bien.

En cierta parte de este volumen hay un viaje ácido bastante bien logrado; realmente la situación visual da esa impresión y te atrapa.

Deadly Class. Wes Craig.

Con eso llegamos a la parte de los colores encargados por Lee Loughridge, que representó súper bien la idea de ese viaje psicodélico. La paleta de colores que decoran esta historia es de tono frío. Está muy bien pensada porque es dinámica, de acuerdo con la emoción que cargan los personajes o las situaciones de suspenso y acción. Los colores captan muy bien la idea del contexto.

Deadly Class. Wes Craig. Remender.

Deadly Class es una serie llena de acción y bastantes comentarios acertados acerca de la vida, dignos de citar en algún estado d Facebook o tweet. Tiene mucho peso psicológico pero es fácil de leer. La tesis es la violencia, mental y física, y qué mejor lugar que en una preparatoria que es la etapa mas turbulenta de la vida (tal vez antes de la universidad).