¡Woops!

Parece que hubo un error, pero no por mucho. Ayúdanos reportándolo con este botoncito:

Mmmta, ¡les aviso pues!

The Black Vortex

Reseña traída a ustedes por Willy Holland
28 Apr, 2015

7.25

The Black Vortex es el segundo crossover entre los X-Men y los Guardians Of The Galaxy desde que ambos títulos son escritos por Brian Michael Bendis (el primero fue The Trial Of Jean Grey). Ese primer crossover constó de seis partes en dos series y le fue bastante bien en ventas, así que, “¿por qué no?” dijeron en Marvel, “hagamos uno de 13 partes y en siete series”.

Los trece capítulos de Black Vortex están distribuidos en las series Guardians Of The Galaxy, Legendary Star-Lord, All-New X-Men, Guardians Team-Up, Nova, Cyclops y Captain Marvel además de The Black Vortex Alpha y The Black Vortex Omega.

 

Al fin que qué podría pasad, ¿verdad?

Al fin que qué podría pasar, ¿verdad?

 

La historia va de algo así:

El Black Vortex es un espejo que fue regalado por un celestial al planeta Viscardi hace doce mil millones de años. El artefacto tiene la facultad de otorgar poder cósmico a cualquier ser que se rinda ante el. La cosa es qué decide hacer con ese poder el portador, obteniendo percepción cósmica algunos se vuelven semidioses distantes, otros villanos ebrios de poder.

¿Cómo llegan los X-Men y los Guardians a todo esto? Resulta que la parejita de Kitty Pryde y Peter Quill (si no sabías que son parejita, hazte un favor y lee algunos cómics) está tratando de vengarse de Knife -mejor conocido como J’son de Spartax, mejor conocido como el papáde Peter Quill- por una de las múltiples cosas horribles que le ha hecho a su hijo. Así que Peter y Kitty se infiltran en la nave de Knife y encuentran más de lo que esperaban. El señor J’son tiene el Black Vortex y está trabajando con Thane, mejor conocido como el hijo de Thanos.

 

Los compinches más malotes de la galaxia. ¡Los Slaughter Lords!

Los compinches más malotes de la galaxia. ¡Los Slaughter Lords!

 

¿Por qué no? Star-Lord (¿quién?) y Kitty roban el Black Vortex y buscan refugio con los X-Men y los Guardians. Y así inicia una persecución de trece capítulos entre los compinches de Knife y Thane con poderes cósmicos y los X-Men de los sesentas con los Guardians de la película.

La cosa no comenzó bien. El primer capítulo grita que fue apuradísimo y el arte sufre mucho por eso, pero todo fue mejorando poco a poco. En mi opinión y viendo la obra en general, el trabajo de Valerio Schiti con Jason Keith, Paco Medina con David Curiel y  David López con Lee Loughridge y Ed McGuinness con Marte Gracia destacan por excelencia sobre los demás.

El crossover termina con una situación bastante sentimental y postiva y que también deja muchas preguntas por responder. La cosa es qué tanto serán respondidas cuando Secret Wars está a punto de comenzar.

 

Seguramente será publicado en México en un solo tomo.

Seguramente será publicado en México en un solo tomo.

 

Si te importan los spoilers, sáltate el siguiente párrafo, si no te importan, aquí está el asunto:

Algunos de los personajes “buenos” aceptan los poderes del Black Vortex, cada uno por situaciones diferentes. Estos son Gamora, Beast del presente, Angel del pasado, Groot, Iceman del pasado, Kitty Pryde y Cyclops del pasado. De ellos, Beast, Groot, Cyclops y Iceman deciden dar de regreso sus poderes, pero todos se quedan cambiados en algún aspecto. Groot y Iceman tienen nuevos looks, mientras que Beast y Cyclops aún tienen por descubrir qué cambió en ellos. Gamora, Angel y Kitty permanecen como semidioses galácticos.

La gran duda que nos deja The Black Vortex es qué tanto pueden durar los cambios que sufren los personajes. Como ya dije, Secret Wars está a la vuelta de la esquina, y todavía no tenemos idea de qué esperar del gran evento ni de lo que pase después. De cualquier forma, Black Vortex es una lectura un tanto larga, pero las resoluciones del último número hacen que valga la pena.

Si todo va como hasta ahora, Editorial Televisa publicará el evento por ahí de agosto, así que estén pendientes.

W.