¡Woops!

Parece que hubo un error, pero no por mucho. Ayúdanos reportándolo con este botoncito:

Mmmta, ¡les aviso pues!

“Wait– wut?”, o Batman #40

Reseña traída a ustedes por Bruno Navarrete
04 May, 2015

9.5

Pues bueno, luego de que DC Comics retrasara el final de Endgame prácticamente un mes (muchas gracias, por cierto ¬¬ ) por fin tuvimos la oportunidad de leerlo durante el fin de semana del estreno de Avengers y el Free Comic Book Day. Si bien no es lo que esperaba en lo personal, Batman #40 cumple con todas las expectativas que la batifamilia creativa ha impuesto en los últimos años.

Aquí es donde dejan de leer si no quieren SPOILERS, SPOILERS, y más SPOILERS.

Batman #40

¡Spoilers!

¿Aquí siguen? Venga. Empezaremos por lo que ya sabíamos pero nos encanta seguir recordando: Greg Capullo, Danny Miki y Francisco Plascencia hacen un trabajo incomparable a la hora de plasmar las aventuras del Caballero de la Noche y este número no es la excepción.

Batman #40

Tuve que leerlo dos veces para ver al hombre planta del centro o.O

La expresiones en el rostro del Joker lo muestran más humano, algo que buena parte de los artistas que lo ilustran en su total locura no logran y lo cual es verdaderamente importante el desenlace de este número.

Batman #40

🙂

El dinamismo en las peleas, particularmente la definitiva, es grandioso. Scott Snyder ha declarado repetidamente que le gusta entregar el ritmo del guión al artista con el que trabaja y Capullo hace un estupendo trabajo a la hora de dar vida a la última pelea entre el Joker y Batman.

Batman #40

¿Alguien dijo Mike Tyson?

Los colores que utiliza Plascencia se transforman a través de todo el número y marcan claramente los tres actos de este número comenzando con su ya característica paleta Zero Year, pasando por los crudos verdes y rojos de la sangrienta batalla en las profundidades de Gotham y terminando en tonos más sobrios para la calma después de la tormenta.

Batman #40

Como de cruda, pues.

En este número queda claro que son pocos los equipos de artistas que trabajan con esta excelencia alrededor del mundo comiquero y no queda más que agradecer que regresen para el #41 (el del conejito, ¿se acuerdan?).

Bueno, ahora con el Sr. Snyder y lo que acaba de hacernos. La narrativa es lineal en todo momento y gira en torno a los dos personajes principales, dejando claro el plan que tenía Snyder desde hace ya tiempo de mostrarlos como un par de amigos y de males mutuamente necesarios.

La historia empieza en el carnaval Tim Burtonezco en el que terminó el #39 (y que no me convenció en absoluto). La batifamilia extendida a Killer Croc, Bane, Poison Ivy, Scarecrow y Penguin (es eso lo que no me convenció) busca abrirle camino a Batman para obtener el Dionisium que el Joker tiene en su médula.

Batman #40

Batman falla y el Joker le revela que el químico en su cuerpo no es el que busca, sino que éste está en las cuevas debajo de Gotham pero, ¿qué creen? Nuestro héroe no sólo lo sabía, si no que ya está buscándolo mientras que el Joker realmente pelea contra Dick Grayson disfrazado. Esto lleva al Joker a las cuevas más profundas de Gotham, en donde encontró el Dionisium la última vez que se enfrentó con Batman y con el cual logró sanar su rostro y heridas.

De aquí en adelante, Batman #40 se convierte en una brutal pelea con (muy buenos) diálogos muy al estilo de Snyder: el Joker y Batman discuten su relación amor/odio y la forma en la que debe terminar. El Joker se escucha resentido y convencido de que todo este tiempo ha buscado el final feliz para la historia del Encapuchado, al grado de ofrecele el Dionisium para que viva eternamente.

Batman #40

“Corazón partío”, by Greg Capullo

Penny-Two logra sacar la muestra de Dionisium necesaria para liberar a Gotham del J-Virus pero no sin que Batman se quede “descansando un poco con su amigo” mientras las cavernas se caen a pedazos encima de ambos. Un momento, ¿qué? Acaba de morir Bruce Wayne sepultado a un lado del Joker (su amigo), ¿así nomás?

Corte a dos semanas después, cuando Alfred se recupera de su encuentro con el payaso asesino y ya todos en Gotham saben que no hay más Batman. El resto del número cae en una explicación (algo excesiva a mi parecer, aunque muy al estilo de Snyder) de Alfred a Julia sobre por qué el Joker nunca entendió la finalidad de Batman y cómo su muerte era necesaria para que éste sea eterno.

divergence

Pues así es gente, nos quedamos sin Bruce Wayne por un rato (nadie en Gotham sabe que era Bruce Wayne, así que tranquilos) gracias a una historia que, si bien no justifica los errores de los números anteriores, otorga un estupendo cierre a un memorable ciclo en la vida del Caballero Oscuro y de su batifamilia creativa.

Ahora, frente en alto y a leer lo que viene en Convergence y lo que le sigue que tenemos cómics para ratísimo.